Amig@s, en mi carrera me he topado con un desfile de nuevos Gerentes, incluso me tocó a mí jugar este rol en algún momento, recuerdo todos los errores que cometí, fueron tantos que ahora me río de mí mismo. Recapitulando todas estas experiencias quiero compartir con ustedes tres errores que he descubierto en los Gerentes de Ventas, sobre todo cuando apenas están estrenando su cargo (ya sea porque los promovieron o porque los contrataron en una nueva empresa), espero que leas esto en un momento prudente para ti, y sobretodo que te ayude a desarrollarte como el mejor líder que puedes ser.

 

 

Querer implementar nuevas ideas inmediatamente. Entiendo que el nuevo Gerente llega con la energía alta, con todo el ímpetu y la determinación de crecer el negocio y romper metas (o por lo menos eso se espera de él). Pero ojo, un Gerente no viene solo a tomar acción, también se espera que se gane su papel como líder, que entienda el presente y el porqué de los resultados que hasta ahora se obtienen, el nuevo Gerente debe darse el tiempo de conocer a su equipo, sus retos, objetivos, trabas, es labor del nuevo Gerente destapar esa cloaca que sus antecesores no se atrevieron en aras de crear un ambiente de confianza con su equipo. El hecho de querer saltarse este último paso para mí es un grave error, ya que solo están haciendo las cosas “por encimita”.

 

No aprender del equipo que le toco dirigir. Dice el escritor William Burroughs: “Cuando uno deja de crecer, comienza a morir”. El aprendizaje es crecimiento amig@s, por más experiencia con la que cuente el nuevo Gerente, al inicio de su gestión su rol debe de ser de aprendiz, de observador y de analista, ser muy curioso y sobretodo humilde. El nuevo Gerente seguramente trabajará con veteranos que pudieron haber aplicado para su mismo puesto y por alguna razón no lo obtuvieron, estos elementos pueden ser grandes aliados o grandes enemigos; el nuevo Gerente debe aprender de todos, involucrar a su nuevo equipo en el crecimiento de todos y mantener clara cuál es la meta y la razón por la cual cumplirla es benéfico para todos.

 

Partir desde la desconfianza. Desde mi punto de vista este es el peor error que cualquier nuevo ejecutivo puede cometer, desgraciadamente es muy común, sobre todo en México. ¿No te casarías con alguien que estás seguro que te pone el cuerno verdad? ¿No llegas a un banco a abrir una cuenta mientras por dentro piensas que seguramente terminarán robándote tu dinero o sí?

Partir desde la desconfianza inhabilita al nuevo Gerente a crear rapport con su equipo, a establecer una buena comunicación. Recomiendo partir desde la confianza, abriendo los canales de comunicación sin juzgar, aprender de todos (hasta el qué NO hacer), leer de herramientas de coaching puede ser una gran idea para desarrollar este punto. Para finalizar quiero volver a compartir las palabras de Sun Tzu en su libro El Arte de la Guerra:

“Si se producen murmuraciones, faltas de disciplina y los soldados hablan mucho entre sí, quiere decir que ha perdido la lealtad de la tropa. Ten en cuenta que las murmuraciones describen la expresión de los verdaderos sentimientos, las faltas de disciplina indican problemas con los superiores”

 

Gracias por leer, si quieres saber más sobre el rapport te recomiendo escuchar el Episodio 025 (haz clic aquí para escucharlo).

 

Si te gusto la frase de Sun Tzu, en este artículo podrás encontrar 5 lecciones de liderazgo según su libro El Arte de la Guerra (Clic aquí para leerlo).