Saber cómo hacer presentaciones de venta es una necesidad para cualquier persona, sin importar si se trata de una ama de casa o un político corrupto; todos tenemos una idea que queremos que el receptor “compre”.

Te presentaré una fórmula básica de comunicación que ha existido por años y que compañías multimillonarias siguen utilizando al día de hoy. Esta fórmula es fundamental para el emprendedor que quiere vender su proyecto ante un grupo de inversionistas. Se trata de la fórmula AIDA, una ley dorada entre los publicistas, que nos dirá cómo transmitir un mensaje adecuadamente.

  • Atención. Capta la mayor cantidad de sentidos de la audiencia hacia tu mensaje, imagínate que entras a un cuarto lleno de gente que está hablando y necesitas que todos te escuchen. ¿Cómo le harías?
  • Interés. Este paso va pegadito al primero, se trata de capitalizar la atención en una “sed” de escuchar tu mensaje, aquí es donde la audiencia comienza a entender por qué le conviene escuchar tu propuesta.
  • Deseo. Aquí la audiencia ya quiere tu producto o servicio, ya se puede imaginar tenerlo en su vida, está captando los beneficios de lo que vendes.
  • Acción. El famosísimo Call to Action (llamado a la acción). Aquí los vendedores lo conocemos como cierre.

Convence a tus prospectos…¡y llévalos al Call To Action!

Tip Gratis: Asegúrate de estar sumamente motivado al dar tu presentación, dale click aquí para leer sobre cómo mantenerte motivado.

Es importantísimo que practiques tu discurso de ventas y tengas en cuenta esta fórmula, te recomiendo que identifiques si estas cumpliendo con cada una de estas “etapas”. Ejecuta tu discurso a conciencia, es decir, ten pleno conocimiento sobre en qué etapa te encuentras mientras expones y nota como tu audiencia está reaccionando al mensaje. ¿Logras captar su atención? ¿Pudiste despertar su interés? ¿Está deseando tener tu producto o servicio? ¡Pide la orden de compra!

Quiero leer tus historias de éxito, dudas y comentarios, escríbeme a gerardo@callateyvende.com

¡A cerrar se ha dicho!

– Gerardo M. Rodriguez